© 2019 De Librum Tremens. Creado con Wix.com

La guerra franco-española contra Inglaterra durante el último tercio del siglo XVIII desangró a las tres potencias que dirimían la supremacía por mar y tierra. Finalmente, las Trece Colonias inglesas en el noreste de América, con la ayuda de España y Francia, consiguieron su independencia para dar paso al nacimiento de los Estados Unidos.

La lucha de las trece colonias angloamericanas, encabezada por George Washington, entre otros patriotas, reveló al mundo una cuestión trascendental: la lucha por la libertad y los Derechos Humanos. Victoria que en Louisiana y Florida alentó el comandante español Bernardo de Gálvez.

En paralelo, las armadas de Francia y España lucharon en el Atlántico y el Caribe en una cruenta batalla contra los ingleses, quienes supieron frenar a los aliados en la batalla naval de Los Santos y así evitaron la reconquista de la isla de Jamaica. La cruz de la armada inglesa se produjo en la lucha naval en torno a la bahía de Chesapeake, y en tierra con el ejército de Washington, derrotando a las casacas rojas.

Nueva España mantuvo su integridad, con la mira puesta en el expansionismo en ciernes de Estados Unidos. El fin de la guerra y el tratado de paz, sin embargo, no evitaron las futuras rencillas ni la siguiente Revolución en Francia, en 1789, que daría fin al viejo régimen.

La guerra, una vez más -con los capitanes del rey-, se convirtió en la principal protagonista de esta época, en la historia de las naciones enfrentadas. De nuevo, las ansias de libertad y los nuevos valores surgidos en el comienzo de la revolución industrial irrumpieron con tal fuerza que cambiaron el mundo conocido.

Capitanes del Rey. El Caribe y Nueva España

€22.00Precio