© 2019 De Librum Tremens. Creado con Wix.com

En el año 218 antes de Cristo llega a Cartago Nova, al mando de un poderoso ejército, Aníbal Barca. Cruza el Ebro, los Pirineos, el Ródano, los Alpes, se enfrenta y vence a los romanos en Tessino, Trebia, Trasimeno y Cannas y sin embargo y durante más de quince años de estancia en la península italiana, ¡no ataca Roma ni una sola vez!, a pesar de tenerla a su merced en varias ocasiones.

Numerosas son las interpretaciones que nos da la Historia y variadas las opiniones de los historiadores: que si sucumbió a las delicias de Capua, que si carecía de máquinas de asedio, etc.

En mi relato ofrezco la explicación "definitiva" y quien sabe si por descabellada, acertada: Aníbal, acudió a Italia para liberar el corazón de Dido, la fundadora de Cartago, del Averno. Solo así conseguiría el triunfo definitivo sobre el eterno rival: Roma.

No olvidemos que Dido estuvo enamorada de Eneas, héroe troyano antepasado de los fundadores de Roma.

Aníbal intentó sin éxito conquistar la pequeña ciudad de Cumas. ¿Y qué había allí que pudiera interesarle? Para empezar era la sede de la afamada sibila de Cumas y esta recibía a los consultantes a orillas del lago Averno, (del griego Aornos, sin pájaros) de origen volcánico cuyas emanaciones sulfurosas impiden la vida de las aves. En la antigüedad se pensó que aquella era la entrada al reino de los Infiernos. Y por ahí se adentra Aníbal, solo si libera el corazón de Dido, la fundadora de su pueblo, lograra la supremacía sobre Roma.

Vistos en su conjunto, estos hechos que forman parte de la II Guerra Púnica, bien puede considerarse como una Guerra Mundial para la época. Así lo vemos en la documentada descripción de las principales batallas: Sagunto, Tessino, Trebia, Trasimeno, Cannas, Metauro y Zama, así como las campañas de los Escipiones en la Península Ibérica.

A diferencia de otras novelas, el relato de lo acaecido lo hago desde el punto de vista de los hombres (guerreros iberos en su mayoría) que acompañaban a Aníbal. Los mercenarios anónimos que ganaron las batallas, vadearon los ríos y cruzaron las montañas.

Hannibal ad Portas

€22.00Precio